16 antes y después de cocinas reformadas por Sincro

En este artículo os queremos mostrar la transformación de algunas cocinas reformadas por Sincro. Cocinas que corresponden en su mayoría a proyectos donde se han reformado por completo toda la vivienda. Pisos antiguos oscuros, llenos de pasillos largos y estancias ciegas, y con una estética pasada de moda que se han adaptado a las nuevas tendencias y necesidades de nuestros clientes. ¡Empezamos!

Dándole un aspecto más actual

Comenzamos por el proyecto “Navás de Tolosa”. Al adquirir el piso los propietarios decidieron reformar varias estancias de la vivienda. Entre ellas la cocina. Inicialmente cumplía sus funciones pero presentaba una estética no acorde a sus gustos. Tras la reforma, se integró la cocina al salón por lo que se tuvo que cambiar la disposición del mobiliario. Se seleccionaron materiales de más calidad y unas tonalidades parecidas a las que habían anteriormente pero con un acabado más moderno. Con el nuevo mobiliario se ha aprovechado al máximo el espacio disponible, permitiendo incrementar el espacio de almacenaje y de trabajo.

Consiguiendo una cocina moderna con un toque industrial

Con la reforma le dimos un cambio radical, tanto a nivel estético como funcional. Transformamos la distribución ampliando la cocina a las estancias adyacentes abriéndola al salón a través de una apertura en el muro de carga. Una cocina moderna con algunos elementos característicos del estilo industrial: paredes de ladrillo visto, suelos imitación cemento, vigas y pilares expuestos, una lámpara colgante formada por una estructura metálica y tornillos, etc. Y con una isla alta que hace de mesa de comedor. ¿Quieres ver cómo ha quedado el resto de la reforma?  Consulta nuestra página del proyecto “Balmes”. Seguro que no os dejará indiferentes.

Duplicando metros cuadrados y luz natural

Inicialmente la cocina estaba cerrada y carecía de luz natural. Para el nuevo diseño se eliminó la habitación del lado y parte del pasillo creando, junto con el salón, una zona diáfana amplia y luminosa. Fue diseñada para cocinar con comodidad y para tenerlo todo bien almacenado y organizado. Destacar la barra con taburetes destinada a comidas más informales que al mismo tiempo separa visualmente los espacios.

Con más espacio, luz y elegancia

Inicialmente la distribución de la vivienda no era la más idónea y la cocina estaba un poco desfasada. Con la reforma integral se trasladó unos metros de su anterior ubicación y se tiraron los tabiques para crear una zona de día abierta, amplia y luminosa. Se instaló un mobiliario moderno de líneas sencillas en blanco, y una encimera y un salpicadero en negro, que encajan perfectamente con el estilo nórdico que se le dio a la vivienda. Mira cómo quedó el resto de esta increíble reforma: proyecto “Travessera de les Corts” 

Una cocina que si o si necesitaba un cambio

En el proyecto “Travessera de Gracia” los propietarios habían adquirido el inmueble con la intención de reformarlo según sus preferencias y estilo de vida. Una reforma que era muy necesaria por su estado de conservación. La cocina se trasladó a la estancia de enfrente y se abrió con la idea de ubicar la isla de cocina junto con la mesa del comedor. Destacar la bóveda catalana del techo del salón que aporta personalidad a la vivienda, y que divide visualmente los dos ambientes de una forma rápida y eficaz.

Maximizando el espacio disponible

Gracias a la reforma sacamos metros de donde no había, aprovechando cada rincón con soluciones muy prácticas. Con el fin de crear una cocina abierta y ganar espacio de almacenamiento se construyó un murete, donde por un lado se apoya uno de los flancos de la cocina, y por el otro el respaldo del sofá. Se instaló un mueble blanco, de estética sencilla y limpia, una encimera de color gris para crear un elegante contraste, y un suelo porcelánico para reforzar visualmente la separación con el resto de la zona de día.

Unir dos viviendas para ampliar los espacios

En el proyecto “Estruch” los propietarios, al ampliar la familia, en vez de comprar un piso más grande decidieron unir su vivienda con la del lado. A parte de las dificultades técnicas que conlleva unificar los espacios, nos permitió crear una distribución totalmente nueva con espacios amplios, y mejorar el confort y la funcionalidad. Gracias a la nueva ubicación de la cocina se ha convertido en un espacio importante en la casa donde pasar más tiempo de calidad en familia. Se encuentra abierta al salón y compuesta por un mobiliario moderno de color blanco que combina muy bien con el gris de la encimera, dándole un toque distinguido y elegante. Y presenta una península con una zona de cocción y una zona de comedor a diferentes alturas.

Semi abierta por una puerta corredera

En el próximo proyecto los propietarios también tuvieron la oportunidad de ampliar el piso con la vivienda del lado. En este caso se optó por una cocina semi abierta a través de una puerta corredera oculta de dos hojas, lacada en blanco y con vidrieras para dar continuidad al conjunto del espacio. Se optó por mobiliario distribuido en L consiguiendo así una cocina amplia y práctica quedando espacio para una pequeña mesa redonda para desayunos o comidas del día a día.

Puerta corredera de cristal y DM lacada en blanco

Modernizando una cocina de los 70

Reforma donde se transformó integralmente un piso de segunda mano convirtiéndolo en una vivienda bonita, funcional y moderna. Inicialmente presentaba un aspecto antiguo e importantes fallos de distribución debido a una excesiva compartimentación. La cocina le daba la espalda al resto de la vivienda por lo que se ubicó junto al salón para crear un espacio más social e incrementar la entrada de luz natural. Con una península, mucho espacio de almacenamiento, y donde se ha utilizado el color blanco, tanto en el mobiliario como en los electrodomésticos y la encimera, para conseguir un espacio visualmente más amplio, luminoso y sofisticado.

Península de cocina con zona de barra para comer compuesta por taburetes altos color mostaza - Sincro

Manteniendo la distribución pero más actual

El objetivo fue dotar la cocina con más espacio de almacenamiento y conseguir más espacio de trabajo para cocinar con más comodidad. Se mantuvo la cocina cerrada con un diseño en galería y se creó un pequeño espacio de comedor. A nivel estético presenta diferentes materiales y tonalidades neutras consiguiendo un contraste estético atractivo. Y finalmente destacar la iluminación, con la instalación de tiras LED empotradas tanto en el techo como en el bajo mueble.

Cocina con pequeño comedor - Piso ubicado en Barcelona

Consiguiendo una cocina amplia y con un gran espacio de comedor

Inicialmente la cocina tenía metros pero estaba totalmente desaprovechada y un poco desangelada. Para la reforma se mantuvo la cocina en el mismo lugar, separada del salón, pero se eliminó el lavadero para poder albergar un amplio comedor de cocina.  Se mantuvieron los colores blanco y gris en el nuevo mobiliario y en la encimera. Pero en cambio se sustituyó el pavimento por un parquet laminado roble, aportando un plus de calidez en el espacio.

Transformada en un lugar de convivencia y reunión

Para este piso apostamos por abrir la cocina a la zona de día con una península que incluyera la zona de cocción y una barra en el mismo nivel, favoreciendo las relaciones entre los habitantes de la casa mientras están cocinando y pudiendo servir a los comensales la comida directamente en el plato. Con el nuevo mobiliario se le dio un aire más actual, y destacar las baldosas verdes con juntas negras que armonizan perfectamente con los tonos del mobiliario, de la encimera y de la grifería, creando un ambiente alegre y original.

Con una estética más armónica

Al inicio la cocina presentaba un popurrí de materiales y colores que no transmitían orden ni armonía. Por este motivo se diseñó una cocina con acabados lisos y claros consiguiendo un equilibrio entre los elementos. El blanco incrementó la sensación de amplitud y la luminosidad, y la madera aportó calidez. El frente formado por un marco perimetral le dio un aspecto moderno y se instaló un pequeño espacio de barra con taburetes en mostaza que le dio un toque de color.

Antes y después cocina cerrada blanca perimetral combinada con madera. Sincro

Con todas las ventajas de una cocina abierta

Amplitud, luminosidad, calidez, mayor visibilidad, dinamismo, accesibilidad y poder cocinar en compañía es todo lo que se ganó cambiándola de ubicación y abriéndola al salón. Con una estética moderna y el máximo aprovechamiento del espacio se consiguió una cocina funcional y muy bien organizada. Y gracias a la existencia de una barra se diferenció visualmente ambas zonas, que a la vez delimita el acceso del pasillo.

Un espacio de líneas sencillas y rectas

Para este encargo los clientes querían convertir la cocina en un espacio funcional y minimalista. El resultado, una cocina donde las líneas rectas y el color blanco predominan, sin tiradores, con una buena organización en el interior de los muebles, con los electrodomésticos integrados, con las zonas de trabajo despejadas y con revestimientos con pocas juntas a la vista. En definitiva, una cocina sencilla pero con todo lo imprescindible.

Abierta, pero independiente

Y terminamos con la reforma “Sarrià”. Inicialmente los muebles de la cocina eran clásicos y habían quedado un poco desfasados. Con la reforma de la vivienda se modificó la distribución desplazando la cocina en la zona con mayor entrada de luz natural quedando semi abierta al salón por una gran apertura en el muro. Se dotó con dos frentes de mobiliario de estética moderna y de líneas sencillas lacados en color blanco e imitación madera natural; Y se instaló una encimera y salpicadero marrón oscuro.

Si quieres ver el resto de espacios reformados no dudes en consultar nuestro portafolio.

sincro16 antes y después de cocinas reformadas por Sincro