Tirar o modificar muros de carga en una reforma

En muchas ocasiones para conseguir la distribución deseada en una reforma es necesario derribar una pared o parte de ella. Por ejemplo en el caso de querer un espacio diáfano con la cocina abierta al salón; comunicar visualmente dos espacios a través de un cerramiento de cristal para ganar más iluminación e incrementar la sensación de amplitud; o para unir dos estancias para conseguir una de más grande.

Antes de tirar cualquier pared hay que estar bien seguro si estamos ante un muro de carga o no. Los tabiques son paredes simples que tienen la función de dividir espacios. Normalmente están construidas por ladrillos de poco grosor o placas cartón yeso, por lo que su demolición suele ser sencilla. En cambio, hay que tener mucho cuidado si se trata de tirar un muro de carga, ya que estaríamos interviniendo directamente sobre la estructura del edificio. Esto implica más tiempo en los procesos y más costes.

¿Cómo se abre un hueco en un muro de carga?

Esta es una operación compleja y cualquier pequeño fallo podría afectar directamente a la estabilidad del inmueble. En cualquier caso debe ser efectuada por un técnico cualificado.

Inicialmente hay que hacer un estudio previo con una evaluación del edificio y un cálculo de cargas para saber el refuerzo necesario. La magnitud de la obra dependerá mucho del tamaño de la apertura y de las características del edificio (la localización del muro, el número de plantas, el estado de conservación del edificio, etc.).

Antes de empezar la obra hay que planificar bien todos los pasos de la construcción, y asegurarnos de cumplir la normativa vigente y garantizar la máxima seguridad. También recomendamos visitar los pisos adyacentes para comprobar su estado inicial, principalmente la existencia de grietas, y así asegurar que los desperfectos no han sido causados por la intervención.

Para poder eliminar el muro y poner otro elemento en su lugar que lo sustituya se suele realizar un apeo. Es una construcción temporal, normalmente de madera o metal, que apuntala el forjado más próximo al muro mientras duran las obras. Pero antes de nada hay que asegurarse de retirar de la pared  todo tipo de revestimientos y pasos de instalaciones; y hacer el replanteo del apeo.

Una vez instalado el apeo se abre un agujero donde irá ubicada la viga de acero (u otro tipo de dintel) que resistirá las cargas del muro. Si la sustitución del muro es total o la apertura es muy grande entonces se debe reforzar el elemento estructural horizontal con pilares metálicos o apoyos de hormigón.

En el próximo paso se coloca la viga y el resto de perfiles a lo largo de los huecos para que el peso recaiga sobre ellos, y una vez estén bien colocados se va demoliendo poco a poco el resto del muro hasta conseguir la apertura que se necesita. Una vez asegurado, se procede a la retirada de los sistemas que conforman el apeo de forma progresiva.

¿Qué permisos hay que pedir para tirar un tabique?

En este tipo de reformas siempre hay que comunicarlas al Ayuntamiento. En el caso de la ordenanza municipal de Barcelona, para cambiar la distribución de la vivienda se suele tramitar una licencia de Obra menor Tipo II (Comunicación Inmediata), por lo que se requiere que un ingeniero, arquitecto o aparejador elabore un proyecto técnico de obra y obtener un Informe de Idoneidad Técnica del correspondiente Colegio oficial.

Si la obra afecta o modifica puntualmente la estructura del edificio, como por ejemplo un muro de carga, entonces según las características del edificio y envergadura de la obra puede ser obra menor Tipo II o Tipo I. En este último caso le corresponde un Comunicado diferido, los trámites son similares a la Comunicación inmediata pero hay que esperar un mes para empezar las obras. En cualquier caso antes de nada hay que hacer una consulta previa para saber exactamente qué tipo de licencia necesitamos.

Además como afectan a elementos comunes, en este tipo de actuaciones es necesario contar con la autorización de la comunidad de vecinos.

sincroTirar o modificar muros de carga en una reforma