¿Qué es y qué hace un diseñador de interiores?

Si estás pensando en reformar tu vivienda o negocio seguramente te estés planteando la posibilidad de contratar a un diseñador de interiores (interiorista).

Muchas veces se suele descartar por desconocer sus funciones o por el falso mito de que son demasiado caros. Pero nuestro consejo es siempre recurrir a un profesional sea cual sea la magnitud del proyecto. Por este motivo en este artículo os queremos explicar en qué consiste el trabajo de un interiorista y las razones por las que debes contratar sus servicios.

Funciones de un diseñador de interiores

Un diseñador de interiores tiene el objetivo de crear ambientes, ya sea en viviendas o en empresas, aprovechando al máximo el espacio disponible y asegurando la máxima coherencia estética. Siempre teniendo en cuenta las necesidades, forma de vida, gustos, presupuesto disponible, etc. de cada cliente.

Para ello se elabora un proyecto de interiorismo donde se incluyen planos, infografías 3D, informes, listado de materiales y un presupuesto detallado de todas las actuaciones.

Se encargan de la planificación y dirección de las obras, pudiendo ofrecer un servicio llave en mano. Normalmente suelen subcontratar los servicios de arquitectura, albañilería, electricidad, fontanería, pintura, etc. a sus equipos y colaboradores de confianza.

Durante el proceso también se ocupan de proyectar el mobiliario y la decoración en el espacio teniendo en cuenta el estilo y preferencias del cliente. En este caso se incluye un proyecto de amueblamiento y decoración donde se plasman todos los elementos seleccionados para al espacio; Asimismo se encargan de gestionar su adquisición e instalación. Añadir que esta fase más estética también puede ser realizada por un decorador de interiores.

Razones para contratar a un interiorista

A continuación te contamos los principales motivos para contratar a un diseñador de interiores, y ya verás que después de leerlos te darás cuenta de porqué siempre es mejor contratar a un interiorista.

  Servicio integral de la reforma

Un diseñador de interiores puede ofrecerte un servicio llave en mano en cualquier tipo de reforma, encargándose desde el diseño hasta la entrega final de la obra; Asesorándote en todo lo que necesites y planificando, coordinando y supervisando cada una de las fases del proyecto.

Con esto tendrás un único interlocutor con quien comunicarte que hará de puente entre tu y todos los actores que participen. De esta manera podrás despreocuparte de todo y ahorrar tiempo en visitas de obras, recorrer miles de tiendas y proveedores, buscar por ti mismo a los  profesionales, controlar los pedidos y las entregas, resolviendo incidencias… por lo que te vas ahorrar muchos dolores de cabeza.

  Control presupuestario

Un interiorista planifica y supervisa en detalle todos los presupuestos para evitar imprevistos y sobrecostes. Y busca la mejor opción en soluciones técnicas, materiales, acabados y equipamientos según el presupuesto disponible para a cada proyecto. Además acostumbran a trabajar con varios fabricantes y proveedores, de este modo pueden ofrecerte una gran variedad de acabados y calidades, y conseguir mejores precios. Por tanto, a pesar de los honorarios de un interiorista, con un profesional se consiguen optimizar costes y tiempos de entrega.

  Armonía estética

Gracias a su formación y al conocimiento de las tendencias son capaces de combinar todos los materiales, mobiliario, accesorios y colores en el espacio de forma armoniosa y funcional. Creando espacios únicos y personalizados.

  Mayor calidad

Por la amplia experiencia en este tipo de proyectos los diseñadores de interiores saben adelantarse a los dolorosos sustos y imprevistos que suelen surgir durante la obra. Y como ya hemos comentado un interiorista planifica y supervisa el proyecto en su totalidad consiguiendo que el resultado final sea todo un éxito.

Si lo que necesitas es abrir un local comercial aún añadiríamos 3 razones más:

  Una buena primera impresión es fundamental

El diseño interior de un local es la mejor tarjeta de presentación. La primera impresión es muy importante ya que hará decidir a las personas que pasan por delante si entrar o no al local comercial. Para ello los interioristas se encargan de crear una imagen atractiva para atraer a los clientes potenciales.

  Diferenciarse de la competencia

En un mundo tan competitivo una de las mejores formas de diferenciarse del resto es mediante el interiorismo comercial. La clave es tener un diseño original y único que tenga una identidad propia y que transmita la esencia de tu negocio, siendo la arma para captar muchos clientes.

  Más ventas

Un negocio se define principalmente por los productos o servicios que ofrece, la calidad de los mismos, la atención al cliente y toda una serie de factores que hace que al final del proceso los clientes tengan una percepción subjetiva del negocio. Todos los elementos que forman parte del diseño del espacio: distribución, decoración, mobiliario, colores… deben formar parte de la estrategia de marketing, y hacer que todo encaje para que los clientes vivan una buena experiencia. Por consiguiente incrementamos las ventas y fidelizamos a los clientes.

¿Cuánto cuestan sus servicios?

Normalmente se suele pensar que recurrir a un diseñador de interiores es caro, pero sin embargo, a veces lo barato sale caro. Hay que pensar que la mayoría de veces el coste de los honorarios se compensa gracias a las horas de dedicación que te vas a ahorrar, y evitarás los típicos imprevistos y sobrecostes que suelen surgir durante la obra. Además suelen conseguir los materiales con unos precios más económicos. Por tanto, al final no nos sale tan caro.

Las tarifas y la forma de calcularlo suelen variar según el profesional o empresa. Algunos prefieren poner un precio fijo para cada servicio y otros aplicando una tarifa variable según los m2 o la inversión total.

El precio de un proyecto de interiorismo suele ser variable según las características del espacio, actuaciones a realizar y el grado de detallismo. Habitualmente se aplica una tarifa por los m2 que se vayan a reformar. Por ejemplo, el precio medio en viviendas (entre 30-100 m2) suele oscilar entre los 20-24 €/m2. Pero como hemos comentado este precio puede variar entre profesionales.

Para la planificación y dirección de la obra, se acostumbra a aplicar un % del presupuesto total de la reforma, de promedio entre un 5-20%.

Después de toda esta explicación, si tienes en mente hacer una reforma integral en Barcelona y necesitas contratar los servicios de un interiorista no dudes en contactar con Sincro. Estaremos encantados de ayudarte.

sincro¿Qué es y qué hace un diseñador de interiores?