Tipos de puertas correderas según su instalación y apertura

En cualquier reforma integral la elección de las puertas es un punto clave. Al hablar de puertas para viviendas solemos pensar en las tradicionales puertas abatibles, pero existen otras alternativas funcionales y prácticas como son las puertas correderas. Son un tipo de puertas que permiten optimizar el espacio interior (principalmente en estancias pequeñas), generar más amplitud, fusionar espacios y se adaptan a cualquier estilo decorativo.

Existen una gran cantidad de tipos de puertas correderas por lo que se pueden clasificar de diferentes formas según varios criterios: materiales, acabados, dimensiones, estilos, aplicaciones, etc. En este artículo nos vamos a centrar en la clasificación según su instalación y forma de apertura de la hoja, conforme su movimiento. Una información que os pueda interesar para plantear vuestro proyecto de interiorismo.

Modo de instalación

En este caso las podemos dividir en dos grandes grupos:

Puertas correderas ocultas o empotradas

Son aquellas puertas que se deslizan quedando escondidas dentro de la pared mediante un sistema especial de casetones y guías. A pesar que para su instalación se requiere una pequeña reforma, tienen la ventaja de aprovechar al máximo el espacio pudiendo colocar, en la pared en la que vaya incrustada la puerta, muebles o cualquier elemento, y colgar objetos de decoración. Para más información sobre este tipo de puertas podéis leer el artículo “Puertas correderas empotradas al tabique”.

Puertas correderas vista

En este caso la apertura se realiza a lo largo de la pared a través de guías y rieles, quedando totalmente a la vista. Su instalación es más sencilla y económica, ya que no necesitan obras; y por sus diseños y acabados nos pueden servir como elemento decorativo. La única desventaja sería que no permiten aprovechar tanto el espacio al no quedar liberada la pared donde se desliza.

Sistemas de apertura

Otra forma de clasificar los distintos tipos de puertas correderas sería según el número de hojas y sus movimientos. A continuación os explicamos los sistemas más comunes acompañados de esquemas (obtenidos del fabricante klein) y fotografías de ejemplo reales.

Puerta de una hoja

Serían las puertas correderas formadas por una única pieza, moviéndose horizontalmente de derecha a izquierda o viceversa. Gracias a su sencillez son el tipo de puertas más utilizadas en interiores de viviendas.

Puertas con dos hojas enfrentadas

Otra opción sería una puerta corredera de doble hoja alineadas en la misma dirección y que se abren hacia cada lado de la pared donde se instalan. Son ideales para comunicar espacios, por ejemplo para unir la cocina y el salón.

Tanto este tipo de puertas como las de una hoja se pueden instalar tanto dentro como fuera del tabique, la elección depende de las características de la pared, necesidades que tengamos y presupuesto disponible.

Puertas paralelas

Normalmente consiste en dos o tres paneles que se apoyan en un sistema de rieles que permiten que se deslizen en movimiento paralelo, consiguiendo varios accesos dentro de la misma. Es un tipo de puerta que la podemos encontrar en grandes puertas de paso, pero lo más común es encontrarlas en armarios y vestidores.

Fuente: Render 3D de un dormitorio con vestidor – Klein

Puertas telescópicas

Consiste en delizar dos o más paneles con un movimiento sincronizado y en un único contramarco. Al mover la primera hoja el resto también se mueven hasta que las hojas se superponen unas encima de otras hasta quedar totalmente recogidas en una zona reducida. Son ideales para grandes aperturas, consiguiendo crear ambientes abiertos y luminosos.

Por el tamaño y número de hojas, y por el sistema de herrajes son un tipo de puertas que presentan unos precios más elevados. Y en el caso de querer ocultar la puerta dentro del tabique entonces se necesita un hueco más grande.

Fuente: Perfil de Pinterest Sumisura Serviços

Puertas plegables

Son otro tipo de puertas corredizas con múltiples hojas pero en este caso los paneles se pliegan en forma de “acordeón” o “zig-zag”. Son muy utilizadas para separar ambientes en interiores de viviendas o para zonas de almacenamiento. Y ofrecen numerosas posibilidades de diseño, de materiales, color… que hacen que combine en cualquier espacio, dándole un toque único y armónico.

Fuente: Perfil de Pinterest El Mueble

Puertas apilables

Son parecidas a las plegables pero en este caso funciona por un sistema modular donde cada hoja se coloca y desliza de manera independiente.

Al igual que en el resto de puertas multihoja nos permite disponer de grandes aperturas sin la necesidad de tener la misma longitud de puerta en posición abierta.

En espacios residenciales se suelen utilizar en gran formato, es decir, para comunicar espacios de grandes dimensiones. Por ejemplo para abrir el salón a la terraza o al jardín.

Fuente: Blog Freshome

Puertas en esquina

Puerta compuesta por dos hojas móviles (o por puertas telescópicas) de apertura simultánea en una esquina. En viviendas las podemos encontrar, por ejemplo, en cocinas o para separar el pasillo del salón.

Fuente: Blog Oneonroom

sincroTipos de puertas correderas según su instalación y apertura