Materiales para encimeras de cocina: pros y contras

Una de las decisiones más importantes y difíciles que tenemos que tomar en una reforma de cocina es qué tipo de encimera elegir. En el mercado existen una gran variedad de materiales y acabados por lo que debemos escoger la que mejor se adapte a nuestras necesidades y estilo decorativo.

Para la elección del material debemos tener muy en cuenta su resistencia, durabilidad y mantenimiento, ya que la cocina es una de las partes de la vivienda más expuesta a las altas temperaturas, humedades, ralladas y golpes. A continuación os explicamos los materiales para encimeras más empleados en la actualidad.

Cuarzo

Las encimeras elaboradas con cuarzo natural se caracterizan por su gran dureza y resistencia, por lo que soporta bien los golpes y arañazos. Otra de las ventajas que presenta el cuarzo es su nula porosidad por lo que es muy resistente al agua y a las manchas, siendo su limpieza muy sencilla. Además ofrecen una gran variedad de colores y texturas, adaptándose a cualquier estilo de cocina. Por contrapartida es un material que hay que vigilar en no apoyar encima recipientes calientes.

Actualmente las encimeras de cuarzo se encuentran entre las más vendidas, y los fabricantes de referencia son Silestone y Compac.

Fuente: Proyecto de reforma «Cardenal Cisneros» – Sincro

Porcelánico

Es un tipo de encimera fabricada por una mezcla de minerales (cuarzo, feldespato, sílice y minerales provenientes del vidrio) sometidos a alta presión y temperatura, obteniendo un producto final de alta calidad. Sin duda son una de las mejores opciones para la cocina. Es un material muy duradero que soporta altas temperaturas, y que es resistente a los arañazos, a las manchas y a los agentes químicos. En este caso también presentan distintos acabados por lo que se adaptan a todo tipo de espacios. Por sus grandes cualidades el precio de estas encimeras es medio-alto. Las marcas más reconocidas serían Neolith, Dekton y Techlam.

Fuente: Proyecto de reforma «Rambla de Poblenou» – Sincro

Granito

Por su durabilidad y resistencia al calor y a los golpes es un material de encimera muy popular. Además su mantenimiento y limpieza son muy fáciles. No dispone de una gran variedad de acabados pero al ser una piedra natural su apariencia es elegante y única en cada pieza.

Aunque se vea un material pulido debemos tener cuidado con las manchas ya que al ser poroso pueden dejar marcas. Para evitar este problema la mayoría de fabricantes le aplican un tratamiento protector. Destacamos las marcas Naturamia de Levantina y Sensa de Cosentino.

Fuente: Proyecto de reforma «Loft Poblenou» – Sincro

Mármol

El mármol, junto con el granito, es otra piedra natural que se utiliza para encimeras. Por la calidez de sus tonos presenta una extraordinaria belleza, por lo que viste ambientes elegantes y sofisticados. No obstante, es un material más blando en comparación al granito. Esto significa que tienen más facilidad para absorber las manchas, sobretodo los líquidos que contienen ácidos (como el limón o vinagre por ejemplo), sustancias grasas y productos corrosivos. Pudiendo perder el brillo que tanto lo caracteriza. En el caso de que haya manchas muy difíciles de quitar o que haya desaparecido el brillo será necesario pulir la superficie del mármol.

Su resistencia no es tan fuerte por lo cual la encimera puede verse dañada con golpes fuertes, y dependiendo del tipo de mármol hay que tener cuidado con las elevadas temperaturas, por ello es conveniente utilizar tablas de cortar y protectores de calor. Por esta razón es un material que no se recomienda utilizarlo en cocinas con mucha actividad.

El precio suele depender de la calidad de la encimera pero suelen tener un precio medio – alto en comparación a otros materiales.

Fuente: Encimera Dekton Kitchen Opera – Natural Collection

Madera

Las encimeras de madera natural aportan una gran sensación de calidez siendo ideales para ambientes nórdicos y rústicos, pero por la elegancia y belleza que aporta este material hace que se puedan mezclar con una gran variedad de materiales y combinar en cualquier estilo decorativo. Estas encimeras normalmente están fabricadas de roble, nogal, haya o fresno.

A no ser que la madera esté tratada correctamente quizás no sea una de las opciones más recomendables. Es un material de gran fragilidad por lo que hay de tener mucho cuidado con las humedades y los utensilios calientes. Requieren un cuidado especial. Para su mantenimiento es recomendable aplicar un barniz o aceite protector cada cierto tiempo, y en el caso de arañazos y deterioro debemos lijar la capa superficial antes de aplicarle el barnizado.

Dentro de este grupo mencionar a las encimeras de madera rechapada o de chapa gruesa. Son tableros de partículas que les han adherido una chapa de madera natural con el fin de conseguir una apariencia de madera maciza con todas sus propiedades. De esta manera hace que el coste de fabricación no sea tan elevado, y además al utilizar madera reciclada en gran parte de la base hacen que sean más respetuosas con el medio ambiente.

Fuente: Proyecto de reforma «Lepanto» – Sincro

Laminados

Las encimeras laminadas están compuestas por una base sólida (normalmente de DM o aglomerado) en que se les aplica una lámina de material plástico de apariencia natural. En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de acabados de madera y tonalidades.

Es una alternativa que posee una buena relación calidad/precio y resisten bastante bien a los golpes. No obstante hay que vigilar con las filtraciones de humedad en las juntas y las quemaduras para evitar que se estropeen. Destacar varios fabricantes como son Formica, Duropal, Egger, Finsa o Ikea.

Fuente: encimera laminada Ekbacken Ikea

Acero inoxidable

Las encimeras de acero inoxidable presentan unas excelentes propiedades. Son resistentes a los golpes y a las altas temperaturas. Y al ser un material con muy baja porosidad no les afectan las humedades, y hacen que sean fáciles de limpiar y mantener la higiene. Por este motivo son las más utilizadas en las cocinas profesionales del sector de la hostelería. Hace unos años se pusieron de moda en viviendas, principalmente por el auge del estilo industrial y contemporáneo, pero en la actualidad ya no se suelen ver tanto.

Lo más negativo sería su precio, que es un material caro, y hay que tener precaución con los arañazos.

Fuente: Proyecto de reforma «Eixample Dreta» – Sincro

Resina

En el mercado existe un tipo de encimeras, como las fabricadas por las marcas Corian y Krion, que se componen por una mezcla de minerales naturales y resinas sintéticas de gran resistencia. Permiten crear una superficie sólida y homogénea muy duradera, y resistente a la manchas y al agua.

Gracias a sus propiedades termo-moldeables hacen que se puedan fabricar en formas complejas, incluso integrar el fregadero con la encimera, y evitar las problemáticas juntas entre piezas. Es un material con un aspecto muy moderno y que permite una gran variedad de colores.

Por contra, hay que tener mucho cuidado en no apoyar objetos calientes, ya que no tolera muy bien el calor. Y otro inconveniente a destacar sería su elevado coste.

Fuente: Diseño cocina Maggie McGuire

Otros

A parte de los materiales explicados existen muchos más entre los que elegir, como por ejemplo los que os explicamos brevemente a continuación:

  • Cristal: aunque parezcan que tengan de ser frágiles con los últimos avances permiten que sean bastante resistentes tanto a los golpes como a los arañazos. Además no absorbe las manchas y es muy fácil de limpiar.
  • Microcemento: permiten una amplia variedad de colores y texturas, y es resistente al agua. Pero tiene el inconveniente de ser una material poco duro por lo que no soporta muy bien los impactos, las rayaduras y el calor. No obstante, como en la mayoría de encimeras todo depende de la calidad del fabricante.
  • Piedra de lava: es un material muy resistente golpes, arañazos, manchas y cambios bruscos de temperatura, su mantenimiento es muy bajo y disponible en varias tonalidades. No obstante, el coste es elevado.
  • Azulejos: Las encimeras de baldosas es habitual encontrarla en viviendas con estilos más rústicos y étnicos. Presentan una gran variedad de diseños y colores, que permiten decorar la cocina al gusto de cada uno. Resisten muy bien el calor y las manchas, pero en este tipo de material hay el riesgo de que aparezcan grietas, no obstante en el caso de dañarse alguna de las pieza se pueden sustituir fácilmente. Otro inconveniente lo encontramos en la gran cantidad de juntas, ya que hace más difícil su limpieza.

Hasta aquí el artículo sobre encimeras de cocinas, si necesitas reformar tu cocina no dudes en contactar con el equipo de Sincro. Nuestros interioristas te asesoraran con la elección de la encimera que mejor encaje con tus necesidades.

sincroMateriales para encimeras de cocina: pros y contras