Tipos de mamparas de ducha según su apertura

Cuando pensamos en la reforma del baño una de las cosas que debemos tener en cuenta es el tipo de mampara de ducha que vamos a instalar. Hay múltiples opciones a elegir con una gran variedad de diseños y acabados, pudiendo seleccionar aquella que se adapte mejor al baño y a nuestras necesidades.

Las mamparas hacen que las duchas sean más funcionales y seguras ya que son más estancas, duraderas e higiénicas que las cortinas de baño. Gracias a los materiales que las conforman permiten que el mantenimiento y la limpieza sea muy fácil. Y ofrecen una estética más ligera con un diseño moderno y minimalista. Eso sí, es una solución que implica más inversión y su colocación es más compleja. Por este motivo, para asegurar una buena instalación, es recomendable buscar la ayuda de un profesional.

Cómo elegir una mampara

Para escoger la mampara más idónea para nuestro baño deberemos considerar varios factores:

  • Funcionalidades: para decidir la mampara hay que elegir la que mejor se adapte a las necesidades de las personas que habitan en el hogar. Hay opciones para todo tipo de familias: con niños pequeños, adultos, personas mayores o con problemas de movilidad. También si será para un uso más ocasional, como en el caso de una segunda vivienda, o para un uso más frecuente.
  • Distribución y tamaño: a la hora de diseñar el baño tenemos que distribuir todos los elementos de tal manera de aprovechar el espacio al máximo. Para los baños pequeños deberemos elegir un sistema de apertura que ocupe lo mínimo en abrirse. Y siempre dejar un espacio de entrada que sea cómodo para entrar y salir de la ducha, cuanto mayor sea mejor, y más si lo van a usar personas con movilidad reducida.
  • Plato de ducha: para que su uso sea cómodo y funcional la mampara deberá encajar bien con el plato de ducha. La ubicación (entre tres paredes o esquinado), la forma (rectangular, cuadrado o con formas curvas) y las dimensiones del plato de ducha condicionarán el tipo de mampara que necesites.
  • Estética: el sistema de apertura, los materiales utilizados o los acabados que presenten los cristales influirán en la estética del baño. Dependiendo del estilo decorativo deseado podrás elegir entre distintos diseños.

A continuación, os mostramos los principales tipos de mamparas para que puedas elegir la más adecuada para ti.

Tipos de mampara y sus características

Cada vez hay más variedad de mamparas pero las más habituales, según su apertura, son las siguientes:

Mampara fija o abierta

Estas serían en las que no hay ninguna puerta que manipular. Normalmente se instalan en platos rectangulares. Tienen una hoja fija menos en la entrada donde se deja un espacio abierto. Al llevar menos perfilería y al no tener que mover el cristal para acceder hacen que sean más duraderas, más fáciles de mantener, y estéticamente más minimalistas y atractivas. Además suelen ser mucho más económicas comparado con otras opciones. Se adaptan muy bien en baños pequeños y ofrecen mayor accesibilidad al plato de ducha.

Como veremos más adelante en muchas ocasiones encontramos mamparas de cierre total que combinan paneles fijos con hojas móviles.

1 puerta fija (mampara frontal)

Mampara de cristal fija en plato tres paredes

Fuente: Proyecto «Travessera de Gràcia» (Sincro)

1 puerta fija (mampara esquina)

Mampara de cristal fija en plato en dos paredes

Fuente: Reforma «Girona (Sincro)

Correderas

En este caso las puertas se deslizan sobre carriles o guías con rodamientos, que pueden ser inferiores, superiores o ambos. La tendencia es prescindir de la guía inferior para mejorar su seguridad y accesibilidad. Son completamente estancas por lo que protegen el resto del baño de la humedad y de las gotas de agua que puedan caer.

Son muy elegidas en baños medianos, pequeños y estrechos ya que no precisan de espacio extra para abrirse. Se adaptan en cualquier tipo de plato de ducha. Lo más habitual es encontrar una hoja fija con otra corredera en platos entre tres paredes, pero también encontramos mamparas que se deslizan por los dos lados, con más de dos hojas (en platos más grandes) o en formato angular para cerrar platos ubicados en esquina (entre dos paredes).

1 puerta corredera + 1 fija

Mampara de cristal con puerta fija más una fija

Fuente: Proyecto «Avinguda de Roma» (Sincro)

2 puertas correderas + 2 fijas (acceso frontal)

Mampara de cristal dos puertas correderas más dos fijas de acceso frontal

Fuente: Reforma «Joan Güell» (Sincro)

2 puertas correderas + 2 fijas (acceso esquina)

Mampara de cristal dos puertas correderas más dos fijas de acceso esquina

Fuente: web mamparas ofertas

Abatibles

Son las mamparas en las que las puertas se abren hacía fuera a través de bisagras. Para este tipo debe de haber un espacio libre de elementos que obstaculicen su apertura como inodoros, muebles o bidés, por este motivo no es muy habitual encontrarlas en baños muy pequeños.

Son muy fáciles de utilizar e idóneas para personas mayores o con movilidad reducida ya que no presentan carriles que les puedan hacer tropezar y permiten dejar mucho espacio de acceso al plato de ducha. Al carecer de rodamientos y perfiles inferiores estéticamente son más elegantes y hacen que se acumulen menor cantidad de suciedad, por lo que su limpieza y mantenimiento es más fácil. A continuación os compartimos diferentes composiciones de mamparas abatibles.

1 puerta abatible

Mampara de cristal con una puerta abatible

Fuente: Novellini

1 puerta abatible + 1 fija

Mampara de cristal con una puerta abatible y otra fija

Fuente: Reforma «Estruch» (Sincro)

1 puerta abatible + 2 fijas

Mampara de cristal con una puerta abatible y dos fijas con el perfil negro

Fuente: Proyecto «Balmes» (Sincro)

2 puertas abatible + 2 fijas

Mampara de cristal con dos puertas abatibles y dos fijas con el perfil cromado

Fuente: Proyecto «Maragall» (Sincro)

Plegable

Por último las mamparas con un sistema de apertura plegable. Son las que se abren en modo acordeón plegandose sobre si misma sin ocupar mucho espacio hacia el exterior, ya sea en platos ubicados entre paredes o en la esquina. Pueden tener una o dos puertas plegables. También es una buena opción para baños de dimensiones reducidas, en platos pequeños nos permite obtener más amplitud de entrada. Las nuevas mamparas plegables suelen ser más ligeras por lo que no presentan un exceso de perfilería y bisagras por lo que son más resistentes y fáciles de limpiar.

2 puertas plegables (accesos esquina)

Mampara de cristal con dos puertas plegables

Fuente: Novellini

Otros elementos a tener en cuenta

Aparte del tipo de apertura deberemos escoger entre diversas opciones según las piezas que conforman la mampara.

La calidad de la mampara irá marcada por el grosor del vidrio templado de seguridad, los componentes y perfiles que permiten abrir la puerta y las gomas de los bordes de la ducha que garantizan la estanqueidad.

También el acabado de los cristales. Pueden ser totalmente transparentes que favorecen el paso de la luz y conceden mayor sensación de amplitud; o los que nos permiten preservar la intimidad mientras nos duchamos como los serigrafiados con los que se pueden elegir entre una gran variedad de dibujos y motivos, y los translúcidos que son los que dejan pasar la luz sin que se pueda ver de forma clara lo que hay en el otro lado. Algunas marcas también ofrecen cristales de colores o con acabado vidrio espejo.

Mampara de cristal con diferentes acabados.

Fuente: 1 y 2 proyectos de Sincro, y 3 de Modern House

sincroTipos de mamparas de ducha según su apertura