Suelos de parquet y de cerámica: ventajas e inconvenientes

La elección del tipo de revestimiento para el suelo es una decisión importante para cualquier obra de reforma ya que la elección dependerá de las características del proyecto: el uso que se le vaya a dar, las condiciones climáticas… y del estilo decorativo: colores, texturas, tacto, efecto visual, etc.

En la mayoría de los casos para el suelo se suele instalar parquet (de madera natural o sintético), baldosas cerámicas o la combinación de los dos según el espacio.

Como en cualquier otro material usado como revestimiento para el suelo por sus características y propiedades presentan fortalezas y debilidades. A continuación os explicamos las principales características de los suelos de cerámica y parquet con el objetivo de dar respuesta a las dudas más habituales y para ayudaros a tomar la decisión más adecuada para vuestro proyecto.

Suelos de cerámica

Resistencia y durabilidad

Estas son las propiedades que mejor definen a este material ya que ofrecen una gran resistencia al desgaste, arañazos, manchas, cambios de temperatura y humedad. Por este motivo se suelen utilizar en baños, cocinas, espacios muy transitados y en exteriores.

Facilidad de mantenimiento

El pavimento de la vivienda es uno de los materiales que más mantenimiento necesita. Dependerá de la elección del material, del formato y del modelo. Los suelos cerámicos son generalmente  fáciles de mantener ya que no requieren cuidados especiales y se limpian con facilidad pero en estas excepciones hay que asumir que el mantenimiento deberá ser muy frecuente en:

  • Pavimentos y rejuntados en colores muy claros.
  • Pavimentos antideslizantes colocados en interior.
  • Pavimentos monocolores de un solo tono.

Variedad de acabados y estilos

En el mercado existe una gran variedad de diseños y acabados que se adaptan con facilidad a cualquier tipo de proyectos y estilos decorativos. Podemos encontrar cerámicas de cualquier forma, colores y textura. Incluso imitando varios tipos de materiales como piedras, metal, madera…

Suelos de parquet

Calidez y confort

Uno de los puntos fuertes del parquet frente la cerámica es la calidez que transmite la madera a los ambientes. Es un material visualmente más acogedor, y cuando caminamos descalzos la sensación de frío es menor y muy agradable al tacto. Además la madera actúa como un aislante térmico y acústico.

Para contrarrestar la sensación de frío en los suelos de cerámica el mejor aliado son las alfombras o los sistemas de calefacción mediante suelo radiante.

Estética

Hoy en día existe una gran abanico de parquets de madera o sintéticos de imitación (de roble, castaño, teca, pino, nogal, haya, etc.) y con diferentes acabados (tonos, colores, texturas, etc.) que se ajustan a cualquier estilo.

Fácil instalación

En general la instalación es más sencilla y económica, especialmente en el caso del parquet flotante. Además en este tipo de tarimas se pueden colocar sin retirar el suelo existente, siempre y cuando se encuentre nivelado y en perfecto estado.

Menor resistencia

En comparación a las baldosas de cerámica el parquet es más susceptible a los arañazos, golpes, manchas, desgaste continuo, humedades, rayos del sol, etc. y necesita un mayor cuidado para evitar su deterioro. No obstante, hay de tener en cuenta que tipo de tarima se utiliza, y si es para interior o exterior.

Un suelo de madera natural es más delicado que un parquet sintético por lo que es necesario que sea pulido y barnizado cada ciertos años. En lamas sintéticas en el caso de desperfecto únicamente se pueden reparar con un líquido restaurador o sustituirlas por unas de nuevas.

El parquet laminado ha experimentado una gran evolución por lo cual hoy en día podemos encontrar parquets muchos más resistentes para cualquier espacio

En Sincro el porcentaje de colocación de suelos de parquet laminado es mucho mayor que el de parquet natural debido a la tendencia por parte de los clientes de buscar una combinación de calidez y practicidad. Los parquets laminados que instalamos están preparados para uso comercial de alto tránsito por lo que instalados en una vivienda, este material tiene una resistencia óptima con el paso del tiempo.

Aún así es indudable que la sensación de caminar descalzo por una madera natural no es la misma experiencia que hacerlo por una madera sintética.

La limpieza del parquet, es una parte fundamental para su correcto mantenimiento. Por lo que se recomienda que no reciban mucha humedad y que siempre se utilicen productos especiales neutros.

Electricidad electroestática

Los primeros parquets sintéticos que se lanzaron al mercado producían cargas electroestáticas al tocar algo metálico o al rozar a otra persona. A lo largo de los años gracias a un tratamiento antiestático este problema ha ido desapareciendo. No obstante hoy en día aun nos podemos encontrar con este problema en parquets de baja calidad. Por tanto, es imprescindible comprobar que el fabricante haya incorporado esta característica.

Finalmente, como profesionales de las reformas os recomendamos siempre acudir a un técnico especialista para escoger la mejor opción para cada proyecto.

sincroSuelos de parquet y de cerámica: ventajas e inconvenientes