fbpx
Mudanza reforma integral piso. Trasladarse a otro piso para la obra.

¿Puedo vivir en mi casa durante una reforma?

Realizar una reforma en nuestro hogar es una decisión importante que puede generar muchas dudas y preguntas. Uno de las interrogantes más habituales es si es posible permanecer en la vivienda durante el proceso de reforma.

La respuesta a esta pregunta puede variar dependiendo del tipo de reforma que se lleve a cabo, ya sea integral o parcial, así como del tipo de estancia que se vea afectada. También dependerá de tus circunstancias personales, la cantidad de integrantes de la familia, las posibilidades que tengas de encontrar un lugar alternativo y tu disposición para convivir con las molestias que conlleva la obra.

En el caso de una reforma integral, donde se planea renovar completamente el inmueble, es sumamente complicado o incluso imposible permanecer en el lugar durante el proceso. Por otro lado, en el caso de una reforma parcial que afecte solo a una o algunas estancias de la vivienda, la posibilidad de permanecer en el lugar durante la obra dependerá de varios factores. Es importante evaluar el alcance de la reforma y si la estancia afectada es esencial para la vida diaria en el hogar. Por ejemplo, si se trata de la cocina o el baño principal, lo más recomendable sería buscar una alternativa de alojamiento temporal.

Motivos para evitar vivir en casa durante la reforma

En general, se recomienda marchar de la vivienda durante la reforma debido a los inconvenientes y problemas que pueden surgir. Dejar tu casa en manos de los profesionales y regresar cuando la reforma esté completa asegurará un proceso más eficiente y cómodo para ti. 

A continuación, analizaremos las razones por las cuales no es recomendable vivir en casa durante las obras.

Limitaciones en el uso de espacios

En una reforma es probable que algunos espacios de la casa no estén disponibles o sean difíciles de acceder. Por ejemplo, si se está reformando el baño o la cocina, no podríamos utilizarlos durante un período prolongado. Esto puede generar molestias e inconvenientes en nuestro día a día. 

Molestias y alteraciones en la rutina 

En una obra de reforma es inevitable que se generen ruidos molestos, polvo y suciedad en el hogar. Estos factores pueden afectar significativamente nuestra calidad de vida y dificultar el desarrollo de nuestras actividades diarias. 

Estrés y falta de privacidad

La reforma de una vivienda puede ser una experiencia estresante en sí misma. Convivir con los trabajadores, el ruido de las herramientas y las interrupciones constantes puede ocasionar problemas. Además, la falta de privacidad y la interrupción de la rutina diaria generan altos niveles de estrés y malestar emocional. El que debería ser un lugar de descanso y relajación, se convierte en un entorno caótico y estresante, lo que afecta negativamente la calidad de vida de los residentes.

Riesgos para la salud 

Las reformas implican el uso de materiales y productos químicos que pueden ser perjudiciales para la salud, especialmente si se trata de personas sensibles a alergias o con problemas respiratorios. El polvo y las partículas en suspensión también pueden causar problemas respiratorios y empeorar las condiciones de salud existentes. Si tenemos niños pequeños, ancianos o personas con enfermedades crónicas en el hogar, es especialmente importante considerar su bienestar y evitar exponerlos a posibles riesgos durante la reforma.

Retrasos en la obra

Vivir en casa durante la reforma puede interferir en el proceso de trabajo de los profesionales contratados. La necesidad de adaptarse a nuestra presencia y la dificultad de realizar ciertas tareas cuando hay personas en el espacio pueden causar retrasos en la finalización de la obra, con el consecuente incremento del coste. Esto puede prolongar el tiempo que debemos soportar las molestias y vivir en un entorno desordenado.

Estado de una obra integral de una reforma de casa en Barcelona

Obra de reforma integral de un piso en Barcelona. Estudio Sincro.

¿Dónde puedo alojarme durante la reforma?

Si debes trasladarte a otro lugar durante las obras la decisión de dónde alojarnos durante el proceso dependerá de nuestras circunstancias individuales, el presupuesto disponible y la planificación de la obra, que nos dará una idea de la duración estimada, si días, semanas o meses.  

Disponer de un lugar alternativo a donde ir es una opción que muchos consideran. Si disponemos de una segunda vivienda, una casa de verano o un piso en el que podamos pasar el tiempo de la reforma, será una excelente solución. De esta manera, evitaremos las molestias y podremos vivir en un entorno más tranquilo mientras se lleva a cabo el trabajo en nuestra vivienda principal.

Otra alternativa es recurrir a familiares o amigos. Si no disponemos de una segunda vivienda, es probable que algún familiar o amigo esté dispuesto a acogernos durante el período de la reforma. Aunque es comprensible que no queramos causar molestias, es probable que estén dispuestos a ofrecernos alojamiento durante unos días sin ningún problema.

Si ninguna de las opciones anteriores es viable, alquilar un piso temporalmente o alojarse en un hotel son alternativas a tener en cuenta. Implicará un gasto adicional, pero nos brindará comodidad y privacidad durante la reforma.

¿Qué debemos considerar si optamos por vivir en casa durante la reforma?

Si durante una reforma parcial o la realización de pequeñas obras decides vivir en casa, es importante tener en cuenta algunos consejos para que la experiencia sea lo más llevadera posible. Aquí tienes algunas recomendaciones a tener presente:

Planificación detallada 

La planificación es fundamental para que una reforma sea un éxito. Es importante contar con un plan detallado que incluya la duración estimada de cada trabajo y posibles retrasos. Esto te ayudará a saber a qué te enfrentas y a adaptarte mejor a la situación.

Organización de los espacios 

Analiza cómo cubrirás tus necesidades básicas durante la reforma. Asegúrate de tener siempre un baño operativo y una habitación que pueda funcionar como dormitorio, sala de estar y/o almacén. Si la reforma incluye la cocina, comer fuera todos los días puede resultar costoso. Estudia alternativas para comer sin incurrir en gastos excesivos, como preparar comidas en casa o buscar opciones económicas.

Precauciones de seguridad 

Adopta medidas para garantizar tu seguridad durante la reforma. Cuenta con un lugar de almacenamiento alternativo, como un trastero, para proteger tus muebles y evitar que obstaculicen el trabajo. Pide a los trabajadores que mantengan todo ordenado y las herramientas desconectadas cuando no se usen para evitar accidentes. Ten a mano la información sobre los cortes de servicios como agua y electricidad. Y establece áreas permitidas y restringidas para evitar interferencias con los trabajadores y garantizar un entorno de trabajo adecuado.

Horario de trabajo acordado

Establece con los trabajadores un horario de jornada laboral definido. Esto facilitará su trabajo y te permitirá tener tu propio tiempo y privacidad al comienzo y al final del día.

Mucha paciencia

Como hemos comentado anteriormente vivir en una vivienda en plena reforma puede ser incómodo y estresante. Asimismo, es importante estar preparado para posibles demoras y retrasos, que pueden implicar un aumento en el presupuesto. Por tanto, mantén la calma y recuerda que el resultado final valdrá la pena.

En resumen, vivir en casa durante una reforma puede llegar a ser incómodo, estresante y perjudicial para nuestra salud. Por ello, es recomendable buscar un lugar alternativo donde alojarnos durante el proceso. Esto nos permitirá evitar molestias y riesgos, así como agilizar el trabajo de los profesionales. Si decides quedarte en casa, ten en cuenta los inconvenientes e incomodidades que enfrentarás. Planifica la reforma de manera adecuada, estableciendo horarios y áreas de trabajo para minimizar las molestias y facilitar la convivencia en el hogar.