Consejos para diseñar una cocina práctica y funcional

La cocina es uno de los espacios más importantes de cualquier hogar y donde la gran mayoría de nosotros pasamos largas horas. A parte de ser un lugar para cocinar se ha convertido en un espacio social donde compartir buenos momentos entre amigos y familia.

Por eso, cuando llega el momento de reformar una cocina o de elegir una de nueva es importante diseñar una cocina que se adapte al espacio y nos permita satisfacer las necesidades de nuestra vida cotidiana.

En este artículo recogemos algunos de los puntos más importantes que debería cubrir una cocina para convertirla en un espacio funcional y organizado.

 1. Conseguir la distribución perfecta para tu espacio

Antes de empezar cualquier reforma de cocina es necesario estudiar la distribución que permita organizar mejor el espacio disponible y pensar donde vamos a colocar los elementos que la componen: armarios, electrodomésticos, fogones, instalaciones de agua y luz, etc. Para evitar errores todo debe estar bien planificado y reflejado en un plano, y más si ello implica tirar paredes, modificar instalaciones, mover puertas…

Tenemos que aprovechar al máximo el espacio del que disponemos distribuyendo la cocina de tal manera que nos permita realizar todas la tareas con facilidad: cocinar, comer, almacenar, reunirnos con la familia o amigos, etc.

Debemos asegurarnos de tener una correcta disposición de las zonas de trabajo (zona de preparación, cocción, limpieza, almacenamiento de alimentos y utensilios) con suficiente espacio libre para poder circular cómodamente y trabajar con seguridad en ella.

Según los metros cuadrados, la forma del espacio y la funcionalidad se pueden escoger entre varios tipos de distribución de cocinas: Cocinas en “L”, lineales, en paralelo, en “U” o en Isla.

2. Disponer de espacio de almacenaje

Uno de los principales problemas que presentan las cocinas es la falta de capacidad de almacenamiento. Esto es debido porque a lo largo de los años vamos ampliando nuestras necesidades lo que conlleva la llegada de nuevos aparatos y utensilios de cocina cada vez más novedosos y que cada vez ocupan más espacio.

Existen múltiples soluciones de almacenamiento: cajones extraíbles, ganchos en la pared, armarios columna, estanterías, sistemas modulares, zona inferior de las islas, carritos multiusos… pero antes de nada debemos asegurarnos de tener una buena organización que nos permita trabajar de una forma fluida y cómoda.

Pensar en todas las cosas que se tienen y cómo colocarlas para encontrarlas con facilidad. Por ejemplo se pueden agrupar aquellos utensilios de cocina que se utilicen con más frecuencia, guardar los pequeños electrodomésticos que no utilices a diario para disponer de más espacio de trabajo, organizar los cajones con separadores…

A continuación os damos algunas soluciones para mantener en orden toda la cocina:

Los módulos de esquina o rincón serán de gran ayuda si los completas con distribuidores interiores y herrajes extraíbles.

En mobiliario superior que no alcanza el techo es posible y decorativo a la vez colocar cajas para almacenar cosas que se utilizan de vez en cuando.

En el caso de mobiliario superior hasta techo aprovecharemos al máximo la capacidad de almacenaje.

Otro truco para almacenar es en los zócalos del mobiliario inferior, donde se pueden colocar zócalos extraíbles a modo de cajón.

Uno de los sistemas de almacenamiento más utilizados en la actualidad son los armarios en columna. Este tipo de armarios aprovechan toda la altura de la cocina, disponen de una gran capacidad de almacenaje, y además permiten integrar los electrodomésticos consiguiendo una estética más agradable.

El almacenamiento vertical por medio de ganchos, ventosas e imanes son ideales para utensilios de cocina, guías extraíbles donde colgar sartenes, accesorios diferentes para incorporar al interior de las puertas, mini estantes para incorporar en encimera,… hoy día el mercado proporciona innumerables soluciones para facilitar el pequeño almacenaje que se genera en las cocinas.

Fuente: Maderas casais

3. Mantener una buena iluminación

A parte de la distribución y organización, para que una cocina funcione correctamente debe estar bien iluminada. Realizar de un buen diseño de iluminación depende de muchos factores: la ubicación, metros cuadrados, distribución, colores, las actividades que se lleven  a cabo, entrada de luz natural… por tanto una buena iluminación debe garantizar un uso práctico, cómodo y seguro del espacio.

Esto se consigue integrando diferentes tipos de luz. La iluminación general que permite verse  y desplazarse por el espacio,  suele ser más homogénea y un ejemplo de ello son los focos de techo.

La iluminación focal destinada a las zonas de trabajo (manipulación, cocción y fregado) que requieren una luz más potente y sin sombras. En este caso se pueden instalar, por ejemplo, tiras led en la parte inferior de los armarios superiores para iluminar la encimera.

Las luminarias colgantes para la isla, mesa, son ideales porque dan personalidad a las cocinas y rompen con la monotonía.

También se puede utilizar puntos de luz en lugares estratégicos, como en baldas, cajones, vitrinas… creando una atmósfera agradable a la vez de funcional.

Por último y de modo cada vez más usual es la instalación de iluminación indirecta, oculta en techo, encima de los muebles, etc. El resultado es una luz de ambiente ideal.

4. Elegir materiales de cocinas resistentes y fáciles de limpiar

La elección de los materiales de la cocina no es una tarea fácil. Antes de empezar es importante saber todo lo que se necesita: mobiliario, encimera, electrodomésticos, pintura, luminarias, suelos, revestimientos, puertas, etc.

A parte de cumplir en durabilidad y resistencia es importante que presenten acabados resistentes y fáciles de limpiar. Hay que tener en cuenta que en cualquier cocina hay calor, humedad, golpes…

Tratar de adquirir materiales de calidad, en especial en aquellos elementos que se utilizan frecuentemente como son la campana extractora o el frigorífico, elementos muy importantes por el nivel de ruido, extracción necesaria…

Los materiales más importantes a la hora de escoger una cocina son los acabados exteriores de las puertas de los muebles de cocina y la encimera e incluso el frontal.

Diferentes tipos de materiales para el mobiliario de cocina podrían ser principalmente: los lacados (mates, satinados o brillos), los laminados (de baja presión o melanina, o de alta presión o estratificados), los polilaminados (tableros de MDF recubiertos de PVC), madera maciza, madera rechapada, acero inoxidable o cristal.

Diferentes tipos de encimeras podrían ser: granitos naturales (nacionales o de importación), mármoles (nacionales o de importación), de cuarzo (tipo Silestone), madera maciza o rechapada, acero inoxidable, porcelánicas (tipo Neolith) o Solid Surfaces (tipo Corian).

La reforma de una cocina es una de las obras más complejas que puede haber en una casa por este motivo es muy importante dejar el diseño, la planificación y la ejecución de la obra en manos de un técnico, interiorista o arquitecto.

Si queréis evitar muchos dolores de cabeza, os recordamos que en Sincro realizamos un proyecto detallado con los diferentes planos, listado de materiales y equipos, trabajos a realizar y presupuesto listo para ejecutarse. Además nos encargamos de la ejecución de la obra garantizando que el proyecto se realice sin errores, y dentro los plazos de entrega y costes establecidos.

sincroConsejos para diseñar una cocina práctica y funcional