Cocinas con isla: una distribución multifuncional para todos los estilos

En los últimos años la cocina se ha convertido en uno de los espacios más sociales de la casa, donde los espacios cerrados han quedado atrás favoreciendo el auge de las cocinas abiertas. Una distribución más dinámica y más cercana a las zonas más sociales de la casa donde los límites entre cocina, comedor y salón han ido desapareciendo.

La cocina con isla es una distribución que se adapta muy bien a este nuevo estilo de vida, por esta razón en este artículo os queremos explicar sus principales ventajas y compartir con vosotros algunas ideas.

¿Qué son las islas de cocina?

Son módulos aislados, con cuatro costados libres, que permiten una configuración muy versátil y práctica. Nos pueden servir como espacio extra para cocinar y almacenar, e incluso para comer y hablar con familiares y amigos.

Son ideales para cocinas de grandes dimensiones y abiertas, siempre y cuando el espacio lo permita. Tener en cuenta que para poderse desplazar y trabajar con comodidad es recomendable que exista un mínimo de 90 y 110 cm de separación entre la isla y el resto del mobiliario.

Planta a color de un piso con cocina con isla realizado por interioristas d Sincro

Fuente: Propuesta de distribución realizada por el equipo de Sincro.

Ventajas de tener una isla de cocina

Las cocinas con isla proporcionan grandes ventajas para quienes deciden tenerlas, a continuación os explicamos la multitud de funciones que pueden asumir:

Espacio extra de almacenaje

Las islas se pueden utilizar como espacio de almacenamiento adicional. En ellas se pueden guardar el menaje de cocina y los utensilios de forma organizada a través de estantes, cajones y armarios de diferentes tamaños. Y también pueden colocarse varios electrodomésticos o utilizarlas como despensa.

Para cocinar y preparar los alimentos

Las islas nos permiten romper la continuidad de las cocinas lineales. De esta manera aprovechamos mejor el espacio y creamos el triángulo de las tres zonas de trabajo: almacenaje, cocción y lavado. Consiguiendo así una cocina funcional y práctica.

Podemos utilizar la isla como superficie de trabajo extra para manipular todos los alimentos. Y con una más amplia podemos cocinar en ella. En este caso deberemos instalar una placa de cocción y un sistema extractor de techo o de encimera, e incluso poner un horno en la parte inferior. Con esta opción también ganamos espacio de almacenaje, tanto para guardar los alimentos como los accesorios que más utilizamos para cocinar, y así tenerlos lo más a mano posible.

Otra posibilidad es albergar una zona de lavado que contenga el fregadero y el lavavajillas de forma independiente o junto la zona de cocinado, pero en este caso el espacio necesario se multiplica.

Mesa de comedor

Asimismo nos puede servir como barra para desayunos, comidas informales o simplemente para picar algo. Para ello solo necesitamos unos taburetes altos que permitan sentarse cómodamente para comer. Se pueden situar a lo largo o a lo ancho de la isla según el número de taburetes que queramos ubicar, el hueco inferior y el espacio de paso disponible.

Si la isla alberga la zona de cocción y/o de fregado hay que pensar en el espacio que ocupará para obtener un fondo de barra útil, como mínimo unos 40 cm. También podemos instalar una isla a dos niveles: con la zona de trabajo en la parte inferior y la zona para comer en la parte superior con los taburetes. Y si además cuentas con una cocina grande también puedes añadir una mesa en uno de los lados.

Potenciar la vida familiar y social

Este tipo de cocinas nos permiten interactuar con nuestros familiares e invitados mientras cocinamos, consiguiendo un punto social más dentro de la casa. Un lugar donde reunirse, charlar, comer, disfrutar de un aperitivo, tomar un café, estar con los niños de la casa mientras cocinamos, etc.

Separador de ambientes

Una isla puede ser un perfecto elemento separador para el hogar. En una cocina abierta hará que dos ambientes estén juntos y separados a la vez, sin resultar un obstáculo para la luz y la sensación de amplitud, manteniendo una relación fluida entre espacios.

Elemento estético

Las cocinas se han convertido en un lugar donde disfrutar en compañía, dejando de ser un espacio donde no entren los invitados. Por tanto, la estética es algo que no podemos descuidar, y más si la cocina está abierta al salón.

Las islas son perfectas para dotar a nuestra cocina de un aire más moderno y sofisticado. Existen una gran variedad de materiales y acabados por lo que pueden adaptarse a cualquier diseño, estilo y tamaño. Además, nos permite guardar todo de una forma más organizada, dejando la cocina más despejada.

Cocina grande con isla muy elegante y moderna. Sincro

Fuente: Isla de cocina del proyecto de reforma «Loft Poblenou» – Sincro

Cosas a tener en cuenta en el diseño

Espacio disponible

Para poder instalar una isla no vale cualquier cocina. Se pueden instalar tanto en cocinas grandes como en pequeñas siempre y cuando dejamos un espacio mínimo alrededor de ella para moverse y cocinar cómodamente. Existen una gran variedad de tamaños y formas, por tanto, puedes elegir el modelo que mejor se adapte al espacio y a la distribución del mobiliario.

Instalaciones especiales

En el caso de albergar la zona de cocción y limpieza en la isla, una de las cosas que debes tener en cuenta son las instalaciones de electricidad y fontanería. Estas van por el suelo y deben realizarse previamente a la instalación de la isla. Para eliminar los humos y olores durante el cocinado se tendrá que instalar algún tipo de sistema extractor en la encimera o en el techo. También habrá que planificar los puntos de luz que iluminarán este espacio.

Sobre este tema, añadir que si deseas tener fogones de gas en medio de una isla, la instalación se complica un poco más debido al cumplimiento de la normativa española. Por tanto, antes de decidirse consultar siempre a un profesional cualificado.

Presupuesto disponible

Existe una gran variedad de modelos para todos los gustos y bolsillos. El precio dependerá del tamaño, calidad de los materiales y de sus funcionalidades. Si la queremos como superficie de trabajo o para comer, la inversión será relativamente asequible. En cambio, si las islas disponen de zonas de cocción y de limpieza entonces requerirán un presupuesto más grande.

Ideas de islas de cocina

Como hemos dicho anteriormente, las islas pueden ser de la forma y tamaño que desees, y diseñarlas según el uso que le quieras dar. Si tienes en mente reformar la cocina no te pierdas los ejemplos que te mostramos a continuación:

Con placa de cocción

Empezamos por uno de nuestros proyectos. En esta reforma integral abrimos la cocina al salón con la finalidad de conseguir un espacio luminoso y con una estética más actual. Se instaló una isla con una vitrocerámica y una campana decorativa de techo. Y en la parte inferior, por un lado se equipó con armarios para el almacenaje, y en el otro se amplió la encimera de madera para conseguir una barra con taburetes altos. Con ellos conseguimos una cocina funcional y elegante.

Isla de cocina con vitrocerámica y barra para comer - Reforma realizada por Sincro

Fuente: Isla con zona de cocción del proyecto «Travessera de Gràcia» – Sincro

Para disfrutar en compañía

A continuación otro ejemplo de un proyecto realizado por Sincro. Un fantástico piso de 150 m2 con aire industrial en pleno centro de Barcelona. La isla se sitúa en el corazón de la casa pensada para pasar buenos momentos con familia y amigos. Dispone de un tablero fabricado de madera y una estructura de hierro que combina a la perfección con el estilo de la vivienda. Además, posee una vinoteca en el mueble bajo para degustar el vino en las mejores condiciones.

Isla de cocina para comer y vinoteca integrada. Sincro

Fuente: cocina del proyecto «Balmes» – Sincro

Con fregadero

En este proyecto el equipo de Sincro transformó un espacio industrial en un loft. Se diseñó una cocina donde la familia pudiera articular su vida social alrededor de la cocina. Gracias a la isla de grandes dimensiones se instaló un fregadero, en frente a la zona de fuegos, seguida de una gran superficie de trabajo que al mismo tiempo sirve de barra para comer.

Cocina con una gran isla. Con fregadero, almacenaje y zona para comer - Proyecto Loft Barcelona - Sincro

Fuente: cocina del proyecto «Loft Poblenou» – Sincro

Con el comedor adosado

Seguimos con una espectacular cocina diseñada por el estudio australiano Archer Interiors. Una cocina abierta al salón donde se combina el negro, el blanco y la madera de una forma muy sutil y refinada. En una esquina de la isla se encuentra un pequeño fregadero y en uno de los lados se ha adjuntado una mesa para comer sentados.

Cocina con isla y mesa de comedor adjunta

Fuente: Archer Interiors Foto: James Geer

Con barra para comer

En la mayoría de islas que mostramos en este artículo disponen de un espacio reservado como barra. Pero en este caso os queremos enseñar una isla con barra a dos niveles. En la imagen se puede apreciar como un tablero de madera se apoya a la encimera de la isla, delimitando la zona de barra y rompiendo con la monotonía del blanco presente en la cocina.

Cocina con isla dos niveles para barra para comer.

Fuente: Pinterest

Zona de cocinado y limpieza

La siguiente cocina corresponde a una casa de Ibiza diseñada por la interiorista Natalia Zubirreta. Se trata de una isla multifuncional con placa y fregadero, y con gran espacio para trabajar y manipular alimentos. Y gracias a sus dimensiones dispone de gran espacio de almacenaje en el mueble bajo.

Lujosa casa en ibiza con cocina con isla

Fuente: Diseño realizado por Natalia Zubizarreta

Como mesa de comedor

Finalizamos con una mesa alta con taburetes a modo isla destinada a desayunos y comidas diarias. Un claro ejemplo de cómo conseguir un espacio para comer con comodidad invirtiendo poco dinero.

Mesa alta con taburetes en la cocina para desayunos. Reforma Sincro.

Fuente: Diseño realizado por Natalia Zubizarreta

sincroCocinas con isla: una distribución multifuncional para todos los estilos